Andén 47

Autor: Marco Antonio Garcés Desmaison, Julio Garcés Rallo

Colaboradores:

Tipología:

Fechas de comienzo/fin:2016

Localización: Calle Santa Fe, Nave 9C

Premios:

Publicaciones y enlaces:

Andén 47

Galería Flickr ruheca – Reportaje Fotográfico


Ha escrito este artículo: kikeconk

Búsqueda por Arquitecto

El colectivo Fresas con Nata rehabilitó una de las naves de los antiguos Almacenes de Castilla para alojar la nueva sede de su escuela de danza urbana.

La necesidad de compartimentar el espacio para diferentes usos se encuentra con la la voluntad de no perder la percepción global del espacio, una caja de altura media aloja un aula de danza y divide el espacio en dos partes, una más reducida de acceso, recepción y espera y al fondo un gran aula que permitirá diferentes espectáculos y actividades culturales además de la cotidiana actividad de ensayo y enseñanza.  Al entrar la vista se va irremediablemente a la gran altura, acompañando a la escalera que conduce a una entreplanta de uso indefinido pero posición privilegiada.

Se aprovecha el hueco ya existente en el forjado para una escalera que baja a los aseos y vestuarios. Limitaciones normativas, de difícil comprensión, no permiten el uso de la mayor parte de la superficie de un sótano sorprendente y con gran potencial.

La climatización de un espacio de esta altura siempre es problemática, se resuelve con un circuito de aire, inercia térmica en los muros, un buen aislamiento en cubierta y, lo principal, con la adecuación entre uso y espacio, al ser actividades con intensa actividad física enseguida se libera calor.

El proyecto hace, como suele decirse, “de la necesidad virtud”, el bajo presupuesto se alía con la imagen “urbana”, materiales crudos, sin revestir, en los que se evidencian las juntas, bloque cerámico, solado de ocumen de gran formato, techos de viruta con la preexistencia del ladrillo y la madera original. Y la presencia en cada lienzo y rincón de la pintura de Cuco Cola para completar esa sensación de haber entrado a un espacio exterior.

Fotos cortesía de Rubén Hernández Carretero

Deja un comentario