Vivienda Colectiva en la Calle Gavilla

Autor: Marcelino Hurtado Acebes, Luis Rodríguez Fuentes y Primitivo González

Colaboradores: Pedro Nieto Mongil

Tipología:

Fechas de comienzo/fin:1980-1983

Localización: Calle Gavilla, 1. Valladolid

Premios:

Proyecto seleccionado en la “Muestra diez años de arquitectura en Valladolid 1975-85” de 1986. Jurado: S. Amon, F. Asis Cabrero

Publicaciones y enlaces:

Primitivo González – (Web del Arquitecto con fotografías)

Punto y Plano. Arquitectura, Arte y Diseño nº3. Madrid 1987. (p. 37-44)

10 Años, 20 Arquitectos, 30 Obras. Gonzalo Blanco [Editor]. Valladolid 1992. (p. 68-94)

Guía de Arquitectura de Valladolid. IV Centenario Ciudad de Valladolid. 1996. (p. 259)

Inventario. Primitivo González Arquitectos. Valladolid 2009 (Portfolio)

Flickr – ruheca (Reportaje Fotográfico por Rubén Hernández Carretero)


Ha escrito este artículo: Ruben_HC | ruheca

Búsqueda por Arquitecto

Decía Daniel Moyano en un artículo reflexionando sobre el portal de acceso a un edificio que añoraba el carácter cálido , acogedor, fresco, vivo… que le proporcionaba el portal de acceso a su antigua vivienda ubicada en un edificio tradicional del centro de Valladolid, comparándolo con el frío, mecánico y monótono portal en su nueva residencia en Villa del Prado.

Últimamente la arquitectura (con “a” minúscula) ha olvidado cuidar ese espacio común que se recorre en un edificio de viviendas antes de llegar a tu hogar. Bueno, la buena Arquitectura no lo ha olvidado, aunque ahora tiene mas trabas para ponerlo en valor frente al promotor que quiere reunir el máximo beneficio con el mínimo presupuesto. El valor sensitivo, la luz, lo acogedor y cálido de un espacio son elementos que no se miden tan fácil como un presupuesto, sin embargo son igual o mas valiosos. Es misión del arquitecto saber transmitirlo al cliente para que valore que esos espacios no son solo de paso, sino espacios de vida y sensaciones.

Este edificio a simple vista nos podría parecer un edificio cualquiera dentro del barrio Huerta del Rey, discreto, de ladrillo, en una forma sencilla de bloque… precisamente busca eso, no destacar, mas su mayor interés está en el espacio común interior, el espacio entre la calle y la puerta de la vivienda. Sin desmerecer para nada el diseño de la unidad de vivienda, funcional y luminosa como muchas, es ese espacio de comunidad el que merece estas líneas.

Los mismos arquitectos lo revelan en sus intenciones: “la tipología del edificio, el número de plantas, núcleos de comunicación… venía determinada por la normativa, buscamos cuestionar el sistema anterior ampliando y enriqueciendo los elementos comunes”, trabajando el el límite de la normativa en favor de una mejor arquitectura.

Según se pasea por la calle Gavilla algo aparece, un portal de paso abierto, de gran tamaño (para vehículos y peatones) y con una luz y un verde en el fondo que llama la atención. Accedemos y llegamos a un patio alargado que separa ambos edificios, donde árboles de hoja perenne, bancos de madera y farolas recuperan el espacio peatonal de la calle donde los niños pueden jugar, los vecinos hablar y convivir, pasear con sus mascotas… en la agradable compañía de los árboles, la luz y el frescor del aire puro. El vecino que vuelve a su hogar aun tiene que atravesar un segundo umbral para llegar a otro espacio abierto en forma de patio vertical en torno al cual se disponen unos bancos donde le espera su amigo disfrutando de la privacidad, o simplemente contemplando la rana con la que nuestros abuelos y padres jugaban.

Hasta aquí cualquiera puede llegar, está abierto, pero el espacio de comunidad ha acabado aún. Tras un cerramiento de cristal que cubre dos paredes del patio dejando pasar luz y visión uno puede acceder a los pasillos que dan acceso a las viviendas mediante un ascensor o unas escaleras de un tramo. El trayecto se hace valer, el pasillo se perfora en algunas zonas para dar privacidad a las viviendas, en otras deja pasar un patio con vegetación. Gracias a ambos mecanismos luz y sonido recorren todas las plantas, el vecino del primero se siente un poco mas unido al del tercero, solo necesitan saber convivir, la arquitectura les ha proporcionado todos los mecanismos a su alcance.

Mas Arquitectura (con “A” mayúscula) solamente con un poco más de luz, vegetación, materiales cálidos, relación visual y aire.

Fotos cortesía de Rubén_HC (ruheca.com) | Planos obtenidos del libro 10 Años, 20 Arquitectos, 30 Obras. Gonzalo Blanco [Editor]. Valladolid 1992. (p. 68-94)

2 comentarios en “Vivienda Colectiva en la Calle Gavilla

Deja un comentario