RESIDENCIA Y CENTRO DE DÍA PARA DISCAPACITADOS “ASPAYM”

Autor: AMAS4arquitectura

Colaboradores:

Tipología:

Fechas de comienzo/fin:2003-2006

Localización: Calle Treviño 74, Valladolid

Premios:

Publicaciones y enlaces:

CIAB III


Ha escrito este artículo: Pablo Guillén

Búsqueda por Arquitecto

El solar tiene una sola fachada a la calle en su lado más estrecho, situado al este. Los otros tres linderos son medianeras. Debido a esta configuración alargada y a la necesidad de acumular casi todo el programa en planta baja por razones de accesibilidad, se optó por un sistema de tapiz que extiende la edificación por toda la parcela y que permite el acceso restringido de ambulancias y vehículos de emergencia a los accesos de las dos zonas en que se divide el edificio: un Centro de Día y un Centro Residencial.

De cara a la calle y a las medianeras, el edificio se defiende del entorno residencial anodino, mediante una apariencia opaca y escultórica. Hacia adentro, se generan cajas de luz, prolongaciones del interior en los patios, y superposiciones de las perspectivas, intentando combinar fluidez e independencia. Los materiales se emplean en combinación con los lucernarios y ventanas de patios, para crear una atmósfera cambiante, que aporte experiencias diversas. Ya que los residentes pasarán en el edificio muchas horas, se ha intentado que puedan encontrar rincones siempre diferentes, sin que se repita continuamente la misma configuración. En los pasillos las fuentes de luz indirectas o al fondo del recorrido, los quiebros y las divisiones, pueden ayudar a romper la monotonía diaria. Todo ello persigue estimular sensorialmente a los ocupantes del edificio.

La fachada a la calle es de hormigón visto, con fuertes texturas de encofrado. En las medianeras y fachadas interiores se emplea el enfoscado pintado en diversos tonos de gris y rojo. Las zonas de dormitorios se revisten con una fachada ventilada de vidrio translúcido, con piezas que se separan más donde hay ventanas.

Se ha pretendido que la luz cenital e indirecta sea la protagonista. Esto se consigue con la relación paradójica de dos recursos opuestos: compacidad exterior y transparencia interior. Se entiende que al desarrollarse todos los usos en un mismo nivel de suelo, la diversidad volumétrica de la sección y la diferenciación funcional debe proceder del las variaciones del techo, mediante la inclusión de lucernarios (en las aulas) o la creación de espacios más altos (en hidroterapia y rehabilitación).

El Centro de Día se ha pensado como centro de atención integral y continuada para cuidados recuperadores y asistenciales, centro permanente de formación y capacitación profesional, terapia ocupacional, organización del ocio y tiempo libre, cultura y bienestar, fomentando la  relación y participación de los discapacitados en la vida y actividades del centro.

Se ha proyectado una zona de habitaciones conectada con el Centro de Día pero con entrada propia desde la calle. Esta zona residencial incluye cuatro módulos autónomos, cada uno de diez habitaciones individuales con baño propio. Los módulos están concebidos de manera que haya cierta irregularidad en sus zonas comunes. Los pasillos son cruzados, con dos alas de habitaciones, y se agrandan al llegar  a la sala de estar de cada módulo.

Fotos cortesía de ricardo gonzález + pablo guillén

Deja un comentario