Nuevos Juzgados de Valladolid

Autor: Primitivo González

Colaboradores:

Tipología:

Fechas de comienzo/fin:1993-1995

Localización: Calle Angustias, 40, Valladolid

Premios:

Publicaciones y enlaces:

Primitivo González (web del arquitecto con fotografías)

Vallisoletvm (Artículo sobre el antiguo Palacio de Justicia)

“La modernización de la administración de la justicia”, Madrid 1993  (p.129)

“Guia de Arquitectura de Valladolid” Dirigida por Juan Carlos Arnuncio Pastor, Valladolid 1996 (Pág. 303)

BAU” nº: 13: revista de Arquitectura, Arte y Diseño, Madrid 1995 (p.24-25)

“De oficio” nº: 9, Boletín del Ilustre colegio de Abogados. Valladolid 1996 (p.13-17)

Revista “Diseño Interior” nº: 57, 1997. (p. 44-45)

Revista On Diseño 186, (p. 200-211)

“Valladolid Arte y Cultura” Diputación Provincial. 1998 (p. 131)

“Arquitectura y Justicia. Propuestas y Proyectos para el s.XXI” 2004

“Guía de Arquitectura Urbana de Valladolid” 2006 (p.103)

Patrimonio Arquitectónico de Castilla y León, vol. IV. “la arquitectura desde 1930 hasta el siglo XXI”. 2007 (p.140, 142-143 y 179-180)

“Catálogo de Arquitectura y Justicia”, Ministerio de Justicia y Fundación COAM, Madrid 2004


Ha escrito este artículo: Ruben_HC | ruheca

Búsqueda por Arquitecto

A punto de entrar en la última década del pasado siglo XX las instalaciones de los juzgados de Valladolid comenzaban a presentarse escasas para albergar toda la actividad judicial que demandaba la ciudad.

Apenas 36 años después de la inauguración del Palacio de Justicia de Valladolid, terminó la construcción de las nuevas instalaciones justo enfrente. Resulta curioso que tras un período tan corto de tiempo fuera necesaria su ampliación, mas el crecimiento y desarrollo de la ciudad fue tan rápido que incluso llegó a adelantar los plazos del construcción de las antiguas dependencias, que comenzaron a verse pequeñas desde el mismo momento de su inauguración allá por 1960.

El nuevo proyecto buscaba ampliar las dependencias del Palacio de Justicia que hasta entonces albergaba las instalaciones judiciales, el Colegio de abogados y procuradores, oficinas, capilla, bar… Hoy el palacio ya sólo alberga la sede de la Audiencia Provincial y la Fiscalía, delegando las oficinas, Juzgados y el Colegio de Abogados a los dos nuevos edificios contruídos frente a él, pues junto al nuevo edificio de juzgados se construyó casi de manera simultánea la sede para el Colegio de Abogados. Se constituye así en un tramo de la calle de las Angustias (curiosa paradoja) un “eje judicial” que alberga todas las dependencias del ámbito de la justicia en Valladolid, al menos hasta que el proyecto para el futuro Campus de la Justicia se concrete.

El nuevo edificio proyectado por Primitivo González se sitúa frente al citado palacio, colonizando dos parcelas en una difícil combinación que ha resultado ser uno de los mejores valores del proyecto. En la parcela hacia la calle Angustias se ubica la mayor parte del programa en un edificio de gran volumen cosiendo unas manzanas de composición dispersa hasta entonces con una fachada curva que oxigena el acceso al edificio como queriendo ofrecer una plaza para llegar y para mirar, mientras que  hacia la calle Torrecilla el volumen se ubica entre dos medianeras que acotan su tamaño y escala.

No debemos olvidar el entorno, en pleno casco histórico cerca de la Iglesia de San Pablo, junto al palacio de Pimentel y la casa Revilla y compartiendo fondo de parcela con la casa Zorrilla. Un entorno fuertemente caracterizado que condicionará su imagen exterior totalmente en cuanto a materiales, huecos y altura de cornisa. Así pues hacia la calle Angustias se ofrece una fachada de 3 materiales que armonizan con el entorno: piedra en 2 tipos conformando un zócalo y “plano noble”, metal en cobre y laton para las contraventanas y cubierta que irán ganando calidad con su envejecimiento y vidrio para los huecos. Ello en una forma curva que acoge, con el carácter representativo que le da la simetría, en una disposición ordenada y ritmada de huecos verticales y continuando la altura de cornisa de sus edificaciones vecinas al esconder la última planta tras la cubierta.

El esquema funcional del edificio se aborda desde las circulaciones, comodidad y la distribución de usos. Así el volumen principal que da a la calle Angustias alberga las funciones mas públicas y con mas demanda de público como son las oficinas, salas de vistas, procuradores… mientras que en la pequeña pieza de la calle Torrecilla se ubica el registro civil, la sala de matrimonios, el juzgado de guardia y la clínica forense. Así, con su acceso independiente, este volumen secundario permite realizar sus funciones con mayor amabilidad al encontrarse ajeno al gran tráfico de personas del edificio principal.

De vuelta al edificio principal, su composición es sencilla. Una planta de gran profundidad ve oxigenado su interior por medio de la introducción de un gran vacío central elíptico que recorre todas las plantas introduciendo luz natural y permitiendo intercambios visuales entre ellas constituyendo un gran espacio de acceso que recuerda el carácter representativo del edificio. A ambos lados de este vacío, el espacio de distribución se extiende hasta casi el extremo para llegar a sendas escaleras a los lados que resuelven la comunicación entre plantas. Se conforma así una doble simetría cuyo eje principal se refleja en la fachada.

La planta baja se reserva para los actos más públicos como las salsa de vistas, de testigos, de procuradores y aseos, mientras que en las plantas superiores de sitúan los espacios mas privados y oficinas. Se consigue con ello que ésta absorba la mayor parte del público guiándolo por las vistas a través del vestíbulo bañado por la luz cenital del vacío central y en relación visual directa con el jardín posterior que comparte con la casa Zorrilla. No obstante, actualmente esta segunda relación visual se encuentra impedida al ubicar en esa zona de espera nuevos despachos, el jardín ya no entra al interior.

Toda la planta se diseña desde la búsqueda de la mayor comodidad para los usuarios, hasta tal punto que se evita el cruce de recorridos entre jueces, juzgados y público en general incorporando ascensores secundarios en las salas de vistas y accesos desde el aparcamiento subterráneo. Un edificio para funciones frías que se contrarrestan con materiales cálidos en el interior como revestimientos de madera, piedra, terrazo y acero inoxidable, a la vez que se procura la relación visual con el jardín posterior.

Y es que el edificio comparte fondo de parcela con la antigua Casa de José Zorrilla y su hermoso jardín, tanto que no existe límite físico entre ambas propiedades. Un jardín en el que se combinan vegetación, ruinas de edificaciones anteriores y pequeñas fuentes de agua diseñadas por el propio arquitecto para crear un espacio sosegado de contemplación al que vierten las vistas del edificio principal en una composición similar a la fachada de la calle angustias (sin ocultar su último piso) y el pequeño volumen secundario con una gran cristalera que recuerda las galerías acristaladas típicas de las viviendas de la zona.

Fotos cortesía de Rubén_HC | Planos Revistas ON DISEÑO (Nº: 186) y BAU (Nº:13)

Deja un comentario