Abadía de Retuerta

Autor: Antonio Paniagua; Burckhardt & Partner AG- Marco Serra (hotel Le Domaine)

Colaboradores:

Tipología:

Fechas de comienzo/fin:2007-2014

Localización: Sardón de Duero

Premios:

Publicaciones y enlaces:


Ha escrito este artículo: Pedro Iván Ramos

Búsqueda por Arquitecto

Cuando se viaja desde Valladolid hacia Soria se atraviesa el corazón de la Denominación de Origen Ribera de Duero. Una vez pasado Sardón de Duero y a ambos lados de la carretera se desarrolla el complejo de Abadía de Retuerta, una de las innumerables bodegas que jalonan el recorrido.

En este complejo se pueden diferenciar tres grupos de edificaciones.

Una primera intervención que hoy en día acoge la tienda y oficinas sin demasiado interés arquitectónico.

En el año 2007 se edifica una pieza para albergar las viviendas para becarios y la nave de almacenamiento siguiendo el proyecto de Antonio Paniagua.

Estas dos piezas de arquitectura serena combinan el hormigón con tableros fenólicos en su exterior  con madera en su interior y en su estructura.

La nave de almacenamiento se caracteriza por una fachada que, epitelialmente, recuerda a la del auditorio de Medina del Campo de Antón García Abril con una disposición de elementos fenólicos que crean unas “escamas” longitudinales que la dotan de cierta vibración que se contrapone con la piel tersa del hormigón visto.

La pieza de viviendas se plantea como una caja que se apoya en un potente zócalo de hormigón que hace las veces de garaje.

Al otro lado de la carretera se encuentra lo que fue el Monasterio de Nuestra Señora Sta. María de Retuerta. En este edificio, en el que también participa Antonio Paniagua en colaboración con el estudio suizo con sede en Basilea Burckhardt & Partner AG bajo las directirces de Marco Serra acometió la labor de recuperación, consolidación y restauración para adaptarlo al uso de hotel de 5 estrellas y restaurante con estrella Michelín. Un lujurioso cambio de uso para un edificio que estaba totalmente abandonado y que se ha tratado de recuperar con una intervención que supusiese el mínimo impacto respecto a su originalidad. Sólo para bolsillos acomodados, como indica ese festival de estrellas que luce.

Fotos cortesía de pedro iván ramos (luz10.com)

Deja un comentario