Continuo Contraste, en La Gran

Continuo Contraste es una exposición de fotografía en una galería de arte.

Una exposición de fotografía de arquitectura, obra de Pedro Iván Ramos, comisariada por Kike García.

La Gran es una galería de arte pequeñita. En Valladolid, C/ Claudio Moyano, 16, 2º

En las galerías de arte casi todo está a la venta, les sirve para pagar facturas.

Puede visitarse los viernes de 11:30 a 14 h y de 17 a 20:30 y los miércoles, jueves y sábados con cita previa. Hasta el 24 de noviembre.


Esos son los fríos datos que esconden una (moderadamente) apasionada historia. Continuo Contraste parte de la voluntad de Pedro Gallego de que en su galería se hablase durante unas semanas sobre arquitectura, y continúa con dos personajes que siempre dicen sí, Pedro y Kike.

La propuesta es hablar, incluso quizás debatir y reflexionar, sobre la evolución de la ciudad, de su arquitectura, de la convivencia de estilos y épocas diferentes en un mismo lugar.

Para ello ponemos el foco, valga el juego de palabras, en dos épocas de gran expansión que han dejado una huella, ¿indeleble?, en Valladolid y en tres arquitectos que han sido indiscutibles protagonistas de esos momentos.

El Valladolid del cambio del s. XIX al XX, momento dulce en el que la pujanza de la burguesía harinera y las teorías higienistas propiciaron la apertura de nuevas avenidas, nuevas alineaciones, la destrucción de parte del intricado tejido medieval y la introducción del modernismo y el eclecticismo.
Jerónimo Ortiz de Urbina y su hijo Antonio Ortiz de Urbina son parte fundamental de ese momento histórico y la ciudad aun conserva decenas de fachadas salidas de sus tableros, es ese Valladolid de fantasiosas molduras de escayola y trabajos de herrería que cautiva a cualquier visitante pero que fue muy contestado en su momento.

El Valladolid tras la posguerra, el del éxodo rural, la escasez, y necesidad, de vivienda, los polígonos residenciales y la tímida incorporación del estilo internacional, del movimiento moderno, a la arquitectura vallisoletana.
Julio González Martín es una figura fundamental de esa época, de su estudio, extraordinariamente productivo, salieron grandes polígonos residenciales, como el 4 de marzo o Girón, y destacadas promociones privadas como la que separa el Paseo de Zorrilla del Camino de la Esperanza. Arquitectura que ha dotado de un carácter propio a buena parte de la ciudad aunque hoy se esté maltratando.

Valladolid es Ortiz de Urbina, González, los palacios, los conventos, lo de ayer, lo de hoy, las ciudades crecen capa sobre capa, en un continuo contraste.

Todo sirve, pero nada vale, todo es vigente, hasta que deja de serlo, todo es susceptible de ser conservado, todo lo es de ser reemplazado.

La exposición se completa con una pequeña programación de debates y con una obra colectiva, un collage en el que los visitantes a la galería podrán “edificar” su parte de ciudad sobre, junto o en lugar de la preexistencia.

El ilustre Pedro Iván contó esto mismo mucho mejor hace unos meses, en dos capítulos:

continuo contraste: inicio

Continuo Contraste: el qué

 

Y en la Nota de prensa hallarán más información.

Deja un comentario